Entrevista para ABC: series y TV

Hace unas semanas se pusieron en contacto conmigo desde la redacción de abc.es para hacerme algunas preguntas sobre series y la nueva forma de ver televisión. Pude responder sobre un amplio abanico de temas: desde HBO, el espectador social, nuevos modelos de consumo y negocio, internet en el entretenimiento, la relación entre el cine y la televisión… Como el resultado final de la entrevista no ha terminado de convencerme (no citan nombres concretos de entrevistados y han utilizado exclusivamente un par de frases) dejo a continuación la entrevista al completo.

Y de paso, aprovecho para enlazar mi fugaz aparición por La Script (Cadena SER) los últimos 15 minutos en los que estuve comentando algunas series y sobre todo, el éxito del BirraSeries.

(P): Algunos creen que las buenas series siempre han existido. Otros, que las grandes producciones han aparecido hace poco tiempo. ¿Qué ha cambiado durante estos 10-12 años para que ahora las series americanas estén tan de moda?

(R): La televisión hace tiempo que dejó de ser una liga de segunda o la hermana pequeña -muchas veces la puerta de atrás- del cine. Muchos actores y directores se han pasando a la televisión conscientes de que existen productos muy interesantes que no tienen que envidiar en el aspecto técnico a ninguna superproducción. Sin embargo, hay muchas series que han sido grandes y muy importantes para sentar las bases de la ficción televisiva actual. Se me ocurren algunas como Dallas, Twin Peaks, V, Expediente X, Frasier, Friends, Canción triste de Hil Street… y muchas más.
En los últimos años se ha producido un fenómeno de auge de la ficción televisiva que se sustenta en algunos motivos: un fuerte componente de consumo social, presupuestos más elevados, nuevas tecnologías que facilitan y apoyan la calidad técnica y, no podía faltar, buenas ideas llevadas a cabo de forma brillante. Sin embargo, no nos engañemos: un número elevado de series de televisión no tienen un nivel mínimo e incluso no llegan a estrenarse.

(P): Internet se ha impuesto como el medio más consumido, por delante de la televisión. ¿Habrán visto las televisiones este aumento del consumo para apostar por comprar y emitir esos contenidos? Ha pasado con varias series en España y parece que va en aumento…

(R): Hoy en día se ve televisión más que nunca… el espectador consume casi cuatro horas al día, lo cual es una barbaridad. Internet no ha venido a sustituir a ningún medio sino a complementarlo y potenciarlo en la medida en la que ese medio esté dispuesto a evolucionar. Eso sí, la televisión está dejando de ser el electrodoméstico estrella a favor del ordenador… o la fusión de ambos. La televisión conectada que unirá definitivamente Internet y televisión le obligará a entenderse con el fin de proporcionar al espectador contenido adicional y facilitar que él mismo genere uno propio.

La televisión está tan preocupada por Internet como Internet lo está con los contenidos que esta ofrece. Youtube ha lanzado una serie de canales para mostrar al mundo que puede ser un exhibidor de contenido de calidad e incluso financia un programa de televisión de ABC. Facebook acuerdo con gigantes del entretenimiento y Twitter parece estar volcado en posicionarse como un aliado natural de la televisión. Tuenti también ha entendido que el concepto de VOD (video bajo demanda) es una herramienta muy potente si se utiliza en una red social guiada por las recomendaciones y la publicidad segmentada. Aunque bailan los porcentajes sobre el número total de espectadores que consumen televisión al mismo tiempo que interactúan en redes sociales, la tendencia es muy elevada. ¿Quién no ha cambiado de canal por ver un comentario en Twitter sobre un programa? Imagina estar viendo una película como El Señor de los Anillos, o una serie como Juego de Tronos, y que al mismo tiempo tengas la posibilidad de disfrutar en otro dispositivo de un mapa en el que se sitúa la historia. O una pequeña aventura adicional durante la pausa publicitaria, que llegue incluso a interactuar con los propios anunciantes.

Por último, un fenómeno en auge que nace de esa estrecha relación entre Internet y contenido de ficción son las webseries. No solo están cobrando una especial importancia en nuestro país, sino que grandes como Spielberg o Bryan Singer han puesto sus ojos en este formato.

(P): En 2012, un 68% de los españoles ha estado conectado a internet, un 17% más que en 2010. Desde un tiempo a esta parte la gran mayoría de los usuarios de internet ha consumido contenido audiovisual en la red, mermando las audiencias televisivas y haciendo caer, también, la venta de películas y series. ¿La apuesta por emitir contenidos al mismo tiempo, o con tal solo una semana de diferencia, que en Estados Unidos tiene algo que ver con esto?

(R): En relación a mi mención anterior, el mes de septiembre ha sido el de mayor consumo televisivo de la historia. Fruto de la estrecha relación entre televisión y redes sociales, nace un nuevo tipo de métricas bajo el nombre de ‘audiencia social’ que plantean un universo muy apetecible para marcas y anunciantes. Esto quiere decir que, además, se habla más de televisión que nunca. Y existen métricas de avanzadilla expectantes ante las primeras iniciativas transmedia y multiplataforma. Hablamos de un espectador social, interactivo, multitarea, generador de contenido y consumidor de diferentes pantallas. La televisión social, la televisión que estamos construyendo, no se entiende sin Internet.
Ojo, el consumo de televisión tradicional sigue reinando… pero detrás viene una generación que está construyendo una demanda más completa.

Además, los datos de consumo avalan la necesidad de crear sinergias con la Red. Cada día se suben a Youtube más de 800.000 horas de video y durante el mes de Agosto en España el video online tuvo 20 millones de espectadores únicos y casi 3.800 millones de visualizaciones.

Al igual que sucede con el cine, donde las ventanas de explotación se acercan cada vez más, el mercado de la televisión en España es consciente de que tienen la urgencia de ofrecer una combinación entre calidad e inmediatez. Para un canal de televisión supone un grandísimo esfuerzo estrenar una serie pocos días después de su estreno en USA, pero hemos llegado a un punto en el que no hacerlo supone quedarse fuera de juego. Estamos en un punto en el que incluso los gigantes norteamericanos preestrenan online para generar una primera expectación antes del estreno tradicional.

(P): Hablando de películas, ¿ha cambiado el gusto de los españoles? ¿Se han impuesto la series?

(R): Creo que son productos diferentes… y el cine aún lidera espacios de Prime Time. Quizá haya disminuido el número de espectadores que acuden a una sala de cine, pero puede deberse a más motivos como cambios en las formas de consumo. Una serie te permite un recorrido más amplio de una historia diseñada para engancharte de inicio a fin. Y las posibilidades de llenar esos huecos cotidianos de tiempo libre para su disfrute se multiplican con las plataformas online.

Parece como si las mejores historias del cine se narren ahora en televisión, donde se permite una mayor exploración y un juego más arriesgado con el espectador. Las series son la novedad televisiva, son noticia.

(P): Sabemos que la series últimamente se asemejan a grandes superproducciones de Hollywood. Boardwalk Empire, Mad Men, True Blood, Breaking Bad… ¿Están desbancando las series a las grandes apuestas de Hollywood? ¿Han conquistado el espacio que antes solo correspondía al cine?

(R): El cine comercial está falto de ideas. No hablo del buen cine, que muchas veces no termina por llenar salas. Además, una película puede tardar años en llegar a la pequeña pantalla. Para entonces, puedes haber vivido día a día durante dos temporadas enteras junto con una comisaria de policía, un despacho de abogados o un piso de estudiantes freaks.

(P): “No es televisión, es HBO”. La cadena es una de las grandes productoras de extraordinarios contenidos como Los Soprano. ¿Fueron ellos el inicio de todo?

(R): Sin duda, el peso de HBO en el universo de las series de televisión es incalculable. Es, con sus matices, sinónimo de calidad. Además de Los Soprano, series como Boardwalk Empire, Juego de Tronos, Seinfield o The Wire se encuentran en el Olimpo de los productos televisivos por excelencia. Sin embargo, hay mucho y muy bueno más allá de sus producciones. Como por ejemplo, AMC y tres de sus productos estrella que han vuelto a revolucionar el mundo cinéfilo: The Walking Dead, Mad Men y Breaking Bad. En España, un buen ejemplo de lo que puede llegar a hacerse es Crematorio.
Sin embargo, si hubiese que hablar de un inicio de esta revolución permanente en la relación entre televisión e Internet hay que acudir a Perdidos.

(P): Llama la atención cómo algunos directores de cine, Spike Lee, Steven Spielberg o Martin Scorsese, se han prestado a dirigir algunos episodios de ya míticas series. ¿Están viendo un nuevo filón?Parte de los guionistas y directores que hoy trabajan en las series de televisión, vienen de hecho del cine, lo que ha aportado mucha calidad en todos los sentidos.

(R): En cierta manera, siempre han estado unidos. Hoy en día, muchas estrellas de la pequeña pantalla también dan el salto al cine, y viceversa. Grandes como Dustin Hoffman o Steve Buscemi son protagonistas de una serie de televisión… sin olvidar que actores de la talla de George Clooney o Jennifer Anniston dieron el salto al cine tras su paso por televisión. Spielberg no puede tomarse como ejemplo, porque: ¿qué no produce este hombre?

(P): ¿Es ridículo comparar cine con televisión o cada vez se relacionan más?
Esta redactora ha podido comprobar la fiebre por las series en Estados Unidos. Carteles gigantes por las calles, publicidad hasta la saciedad, numerosas revistas especializadas… ¿Llegaremos a ver eso algún día en España?

(R): Hablamos de dos mercados ciertamente diferentes entre sí por motivos demográficos. de presupuesto y culturales. En USA llevan tiempo haciendo y vendiendo entretenimiento. La forma en la que construyen una serie, desde el guion, es diferente. Sin embargo, allí muchísimas series se quedan por el camino y solo unas pocas de las que finalmente se emiten llegan a destacar. Además, esa fascinación que produce el consumo de series made in USA ha encontrado un digno rival en la exquisitez británica.
Ya estamos viendo muchísima más promoción en España de la que podíamos ver hace años, tanto en soportes offline como en el universo online. Las series de televisión son productos duraderos en el tiempo y pueden resultar muy interesantes para anunciantes si se distribuyen por infinidad de pantallas y plataformas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s