Galería

Facebook, cine 3.0 y el futuro de la industria

Aprovecho esta entrada del blog para rescatar algunos artículos que guardan alguna relación con el entretenimiento y el mundo de las redes sociales. Aquí van tres:

El espectador camina hacia el 3.0 ¿Y la televisión?

Primera obviedad: el mercado audiovisual y su industria – el modelo de negocio que citaba Alex de la Iglesia es su discurso durante los premios Goya – está cambiando de forma natural. Segunda obviedad: este avance social y tecnológico -potenciado por las mismas herramientas que permiten la venerada globalización- no va a detenerse mediante medias tintas legislativas.

Se trata de adaptarse o morir… algo también aplicable a la ficción televisiva.

El objetivo final de todo esto sigue siendo el mismo: contar historias. Sin embargo, a día de hoy no basta con producir una película o presentar el programa de emisión de una serie en la pequeña pantalla. Es necesario crear una experiencia alrededor, de tal forma que la misma serie sea un pilar –no siempre el más importante – en torno al proyecto. Contar historias es compartirlas, y compartir es sin duda el término estandarte en este auge brutal de las redes sociales. ¿Por qué la gente no va al cine?

Seguir leyendo.

Bienvenidos a Facebook entertainment

“Facebook ha muerto.” “El todopoderoso Google irrumpe en el mercado y hace temblar al gigante de Zuckerberg.” “Los círculos revolucionan el concepto social en redes sociales.”

Se vendieron muchas pieles en Twitter y la blogosfera antes de cazar al oso. Sin embargo, el animal no apareció cuando todos lo apuntaban: un imitador amenizó el comienzo de la presentación en San Francisco. A partir de ahí, se acabaron las bromas. Facebook se reinventa… ¿copiando?

Seguir leyendo.

El matrimonio Cine-Internet durante 2011

¿Qué cuestiones pueden deducirse del hecho de que las películas más descargadas durante 2010 (el término “piratear” sigue siendo incorrecto, a pesar de su uso) sean, a su vez, las más taquilleras? Primero, es una muestra más de que Internet no es ese villano que intentaban vendernos como amenaza para la industria del cine; como tampoco lo fueron el color y el sonido en sus inicios. Y segundo, que más allá de ser un obstáculo, es su catalizador. Su plataforma de reinvención. Nuestra oportunidad.

Seguir leyendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s